artículos

que es la leishmaniasis en perros

Pinterest LinkedIn Tumblr

¿Qué es la leishmaniosis?

La leishmaniasis es una enfermedad causada por un parásito protozoario (unicelular) que se encuentra en perros, gatos y ciertos roedores en muchas partes del mundo, más comúnmente en áreas rurales. El parásito es transmitido por pequeños flebotomos que pican. Es una enfermedad importante a tener en cuenta porque los humanos también pueden contraer leishmaniasis.

La leishmaniasis puede causar uno o dos tipos de infecciones: una infección cutánea (piel) y una infección visceral (órgano). La leishmaniasis es común en el Mediterráneo, Medio Oriente, América del Sur y Central y el sur de México. También se ha informado en Oklahoma, Ohio y Texas, y se encuentra comúnmente en perros raposeros en los Estados Unidos.

¿Cuáles son los signos clínicos de la leishmaniasis?

Los signos clínicos de la forma visceral incluyen fiebre, anorexia (falta de apetito), debilidad, disminución de la resistencia, pérdida severa de peso, diarrea, vómitos, aumento de la bebida y la micción y sangrado por la nariz. Alrededor de un tercio de los perros desarrollarán ganglios linfáticos inflamados y un bazo agrandado y progresarán a insuficiencia renal. También se puede presentar inflamación de las articulaciones, inflamación de los testículos y dolor muscular.

Los signos clínicos de la forma cutánea más comúnmente incluyen engrosamiento y endurecimiento de los tejidos en el hocico y las almohadillas de las patas, llamado hiperqueratosis. A medida que avanza la enfermedad, la mayoría de los perros pierden el pigmento u oscurecen el color de estos tejidos. Se pueden formar nódulos o bultos duros en la piel y el pelaje a menudo se ve opaco y quebradizo con áreas de pérdida de cabello. Las uñas pueden crecer mucho y curvarse anormalmente.

Prácticamente todos los perros que adquieren leishmaniasis desarrollarán la forma visceral de la enfermedad. El noventa por ciento de esos perros también tendrán compromiso cutáneo. La forma cutánea de la leishmaniasis afecta más comúnmente a los gatos.

Hay cuatro etapas clasificadas de leishmaniasis según los signos clínicos y las pruebas de diagnóstico:

Etapa 1: enfermedad leve con pocos o ningún cambio observado en los análisis de sangre.

Etapa 2: enfermedad moderada con anticuerpos observados en la sangre junto con elevaciones de proteínas y anemia leve. Los signos incluyen cambios en la piel, pérdida de peso y sangrado por la nariz.

Etapa 3: enfermedad grave con cambios en la Etapa 2, así como signos más graves que incluyen enfermedad renal, inflamación ocular, ganglios linfáticos agrandados y bazo agrandado.

Etapa 4: enfermedad extremadamente grave con signos clínicos más graves que incluyen dificultad para respirar y análisis de sangre compatibles con insuficiencia renal.

¿Cómo se diagnostica la leishmaniasis en perros?

La leishmaniasis se diagnostica con base en el historial médico y de viajes de un perro (particularmente viajes a un área donde la leishmaniasis es endémica), así como también en indicadores clínicos. Los análisis de sangre y orina generalmente se realizan junto con biopsias de tejido. El organismo se ha descubierto en aspirados de ganglios linfáticos y frotis generados a partir de lesiones cutáneas, aunque no son particularmente sensibles. Se puede enviar un análisis de sangre PCR a un laboratorio. Esta prueba ofrece la mayor probabilidad de encontrar leishmaniasis, aunque no es 100% precisa. Dependiendo de cuánto tiempo haya estado afectado el perro, se pueden encontrar anticuerpos en la sangre. Si se afectan órganos específicos, los análisis de sangre generales pueden mostrar alteraciones.

¿Existe algún tratamiento para la leishmaniasis en perros?

El objetivo del tratamiento es resolver los signos clínicos de la leishmaniasis. Hay muchos tratamientos disponibles que a menudo se usan en combinación. Se ha utilizado estibogluconato de sodio, pero es difícil de obtener. Los tratamientos alternativos incluyen antimonita de meglumina (no disponible en EE. UU. ni Canadá), alopurinol con o sin domperidona y marbofloxacina. Los tratamientos de apoyo incluyen fluidos intravenosos, dietas terapéuticas especiales y antibióticos (si las lesiones cutáneas están infectadas). Las lesiones cutáneas solitarias se pueden extirpar quirúrgicamente. Desafortunadamente, no hay cura y los perros pueden recaer.

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad?

Algunos perros no tienen síntomas durante meses o años después de infectarse. Cuando se enferman con la enfermedad, a menudo desarrollan lesiones en la piel y se enferman (pueden estar deprimidos, perder peso, beber en exceso, etc.). Algunos perros desarrollan insuficiencia renal. Es posible que los perros infectados se enfermen sin tener lesiones en la piel.

¿Los gatos pueden desarrollar leishmaniasis?

Sí, pero es muy raro.

Si mi perro nunca ha estado en el extranjero, ¿podría infectarse?

Aunque la leishmaniasis se ha diagnosticado en perros que no han viajado por el Reino Unido, es extremadamente rara. Suponemos que estos perros se infectan a través de otras vías menos efectivas (por ejemplo, transmisión sexual, transfusiones de sangre o mordeduras de perros infectados; esto último no está probado). Las pulgas y las garrapatas no parecen ser capaces de transmitir la enfermedad.

¿Cómo diagnostica mi veterinario la leishmaniasis?

Depende de los síntomas que se presenten, pero puede ser a través de una combinación de análisis de sangre y muestreo (por ejemplo, muestras de la piel, órganos internos o ganglios linfáticos).

¿Cual es el tratamiento?

El tratamiento puede variar dependiendo de la presentación clínica. Por ejemplo, algunos perros están infectados pero no presentan síntomas y no siempre necesitan tratamiento. Sin embargo, la mayoría de los perros requieren medicación y puede ser una combinación de dos fármacos (alopurinol y miltefosina o alopurinol y antimoniato de meglumina). En la mayoría de los casos, el alopurinol se continúa durante varios meses hasta que los síntomas desaparecen y los análisis de sangre vuelven a la normalidad. Desafortunadamente, el tratamiento no es curativo y el perro permanecerá persistentemente infectado, por lo que las recaídas son comunes después de suspender el medicamento.

Entonces, si no se curan, ¿tienen que ser tratados de por vida?

No, debe seguir los consejos de su veterinario al respecto, pero no lo tratamos de por vida, ya que esto puede crear resistencia al tratamiento. Son monitoreados cuidadosamente durante y después del tratamiento y la medicación se reinicia cuando hay signos tempranos de recaída. Esto puede no suceder durante meses o años.

¿Mi perro morirá a causa de la enfermedad?

La leishmaniasis es una enfermedad muy grave y se puede prevenir a toda costa. Sin embargo, se puede controlar de manera efectiva si se monitorea cuidadosamente. La mayoría de los perros con la enfermedad llevan vidas normales y felices.

¿Cómo puedo evitar que mi perro se infecte?

¡No lleves a tu perro a zonas donde exista Leishmania! Este es el mejor consejo para proteger a tu perro de infecciones.

Sin embargo, si esto no es posible, existen buenos productos para repeler los flebótomos y evitar la transmisión del parásito (tratamiento y mancha en el collar). Hable con su veterinario para que le aconseje qué producto es mejor para su mascota. Deben aplicarse correctamente y debe seguir las instrucciones sobre la frecuencia de aplicación. Evitar la exposición a los flebótomos (los insectos que transmiten Leishmania) es la forma más eficaz de prevenir la infección. Los flebótomos son más activos al anochecer, así que evite llevar a su perro afuera en este momento y manténgalo adentro durante la noche.

¿Puedo vacunar a mi perro contra la Leishmania?

Sí, las vacunas contra este parásito están autorizadas para su uso en el Reino Unido. Hacen que su perro tenga menos probabilidades de desarrollar síntomas si se infectan, pero no previenen la infección. La única forma de prevenir la infección es evitar el contacto con los flebótomos.

Recomendamos las vacunas para perros que viajan por largos períodos de tiempo en las áreas afectadas, pero siempre deben usarse junto con un repelente de moscas de arena.

He oído que los humanos pueden contraer leishmaniasis y que también es una enfermedad muy grave para los humanos. ¿Me puedo contagiar de mi perro?

No, no puede contraer la enfermedad directamente de su perro en el Reino Unido, ya que requiere una mosca de la arena para transmitir la enfermedad. Además, una vez que los perros reciben un tratamiento adecuado, el riesgo es muy bajo, ya que no propagarán la enfermedad incluso cuando haya flebótomos presentes.

que es la leishmaniasis en perros? Sabrás muchas cosas en este artículo.

Sorce by EDD Channel

Write A Comment